11 de febrero de 2016

Pastel de nueces con relleno de manzana, membrillo y merengue

La receta de Este pastel es una de estas recetas caseras que merece la pena reeditar y re publicar. Es la tercera receta que reedito, con el fin de  recordar muy buenas recetas caseras, mejorar la presentación, mejorar la fotografía y siempre que es posible mejorar la receta.
En la masa de este pastel mezclamos nueces trituradas. Este fruto seco estaba muy presente en la preparación de postres en casa de mis abuelas, y en la de mi madre sigue siéndolo. Encontrar cacao puro o chocolate era imposible durante muchísimos años en la época de la dictadura. Así que mis recuerdos de niñez tienen aroma de nueces, ligeramente tostadas para picar entre horas, o envueltas en azúcar cristalizado, o en forma de tartas de cumpleaños con crema pastelera de vainilla y nueces trituradas, o sabores en los pasteles, como el de manzana, o bizcochos,  o la mezcla de azúcar en polvo con nueces finamente trituradas para rebosar donuts que le da un sabor inmejorable.



Ingredientes:

Para la masa:

250 gr mantequilla
400 gr harina
140 gr de azúcar glass
2 cucharas de azúcar avanillado
1 huevo grande
75 gr de nueces molidas

Para el relleno:

2 manzanas ralladas
2 membrillos rallados
100 gr de azúcar moreno
1 cc de canela en polvo
50 gr de mantequilla
50 gr de nueces molidas

Para el merengue:

2 claras de huevos grandes
140 gr de azúcar glass
unas gotas de zumo de limón





Modo de preparación:

La primera vez prepare la masa, mezclando manual, y tienes el enlace a la receta ,mas arriba.
Esta vez he puesto en marcha mi ayuda, la batidora.
He colocado las varillas para amasar, y he colocado todos los ingredientes para la masa al bol de la batidora.
Le damos marcha primera vez a baja velocidad después subimos la velocidad.
Cuando los ingredientes se integran totalmente, se forma una masa con textura quebradiza. La sacamos del bol, la amasamos un par de minutos con las manos, la envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera para una buena media hora.
Preparamos el relleno, lavando muy bien las frutas, pasándolas por el rallador y rehogándolas en mantequilla, azúcar y canela unos diez minutos. Apartamos del fuego y añadimos los nueces. Dejamos enfriar.
Sacamos la masa de la nevera, la cortamos en dos y extendemos la primera bola de masa con la ayuda de un rodillo y hojas de papel de cocina que colocamos debajo y encima de la masa.
Una vez que tenemos el tamaño perfecto para colocarlo dentro del molde previamente engrasado con mantequilla, ajustamos con los dedos y quitamos la masa sobrante de los bordes.
Colocamos el relleno, nivelamos y cubrimos con la segunda plancha de masa. Quitamos los bordes con cuidado y horneamos durante 30-35 minutos a 180 grados.
Preparamos el merengue cubrimos la tarta y la dejamos dentro del horno unos 7 minutos a 110 grados.
Espolvoreamos con azúcar glas y servimos.
¡Enjoy it!




29 de enero de 2016

Hojaldre con espinacas y queso feta cremosa


Hace un tiempo en Canal Cocina, vi a Donna Hay preparar unas cestas de pasta filo con espinacas y queso feta cremosa. Tengo que reconocer que sus cestas tenían una pinta fabulosa, aun así, yo he preparado la misma receta pero trenzando el hojaldre. No tenia bastante confianza aquel entonces en mis dotes de cocinera. Y mira que vuelvo a preparar esta receta y sigo dándole otras formas y no las cestas de Donna Hay. ¿Por que sera? 



También tengo que reconocer que me gusta mas el hojaldre. La puedes preparar  con infinita variedad de rellenos, dulces o salados. Y cuantas veces salvamos la cena o la hora de la merienda con un rico hojaldre dulce o salado que se prepara en un plis plas y ademas la presentación del plato es siempre muy elegante.

Hace unos días visitando el blog de Sole Morales y vi una preciosa flor de girasol de hojaldre con espinacas y me entraron ganas de volver a preparar esta receta.

El queso feta, en mi pais es como aqui los quesos curados, hay una infinita variedad de ello, y aunquee a la primera vista parece que todas las "calupas" son iguales, esta mas lehos de ser verdad. 
Se curan en una mezcla de agua con sal, como si fuera salmuera, y el tiempo de curacion varia de un tipo a otro, de una región a otra y de una casa a otra.
La concentración de sal también varia, y la cantidad de grasa que tiene la leche de cual se hace el queso, también varia, así se pueden obtener los quesos feta, o quesos feta cremosas.
He tenido la oportunidad de probar este queso en muchísimas partes en  mi país. La parte del norte, en Moldova por ejemplo el queso " Telemea" así se llama, tiene la textura mas dura, esta algo mas seca, y tiene un sabor ligeramente ácido, como si te picara la lengua al degustarla. En la parte de donde yo vengo Ardeal, la parte central del país, Romania, el queso tiene una textura  muy cremosa, de sabor salado pero no excesivamente.
También os puedo decir que jamas encontrareis dos quesos feta hechas caseras que sepan igual.
De hecho en la tienda de mi pueblo, Sueca-Valencia, que vende productos extranjeros, durante los años que llevo comprando no he pillado el mismo queso dos veces. Siempre tiene otra textura, mas dura o mas blanda, siempre es algo mas seco, mas cremoso, mas ácido o mas salado que la ultima vez que lo he comprado.
Claro que si conoces las casas que preparan y comercializan este queso, entonces si sabrás cual queso de que sabor es.
Este queso se prepara en forma de cubo que se llaman "calup". 
Como nota, diré que el queso feta que se puede encontrar en supermercados como Consum... no tiene nada que ver con los quesos que puedes encontrar en las tiendas especializadas en comida extranjera.
La mejor es la feta cremosa, y si vas a la tienda, dile a la chica que te ponga de esta que es la mejor^^

Ingredientes:

1 hoja de hojaldre
2 bolsas de espinacas frescas
150 gr de queso feta cremosa
un poco de mantequilla para untar
sal, pimienta

Modo de preparación:

Hervimos las hojas de espinacas en abundante agua hirviendo con media cucharadita de sal.
En diez minutos desde que las espinacas rompen a hervir, apagamos el fuego y escurrimos las espinacas.
Dejamos escurrir un buen rato, media hora o mas, mientras estarán también enfriándose.
Picamos las espinacas fríasy muy bien escurridas sobre un cortador y las mezclamos con el queso feta cremoso. Salpimientamos.
Extendemos la hoja de hojaldre en forma rectangular sobre el papel de horno que lleva en el paquete.
La cortamos en dos partes iguales después de medirla cuidadosamente con una regla.
Colocamos la mezcla de espinacas con queso feta encima de una de las hojas de hojaldre. Untamos las margenes con mantequilla derretida.
Practicamos unos cortes encima de la otra hoja de hojaldre, como en la foto.
Colocamos la hoja de hojaldre con los cortes encima de la hoja de hojaldre que lleva la mezcla de espinacas. Con la ayuda de un tenedor cerramos los bordes.
Horneamos a 180 grados durante 25-30 minutos o hasta que el hojaldre coja un color doradito.
Enjoy it!



25 de enero de 2016

Pizza con harina integral, y ingredientes gourmet


 Los fines de semana (con poca diferencia) de mi casa son pizzeros. Pero siempre caseros. Considero que no hay nada mejor que una pizza casera con cebolla cruda.
Mi hija pequeña se pasa los primeros minutos pescando la cebolla que encuentra sobre su trozo de pizza...consiguiendo destrozar la pizza y a mi enfadarme. Por esto siempre una de las pizzas que horneo no lleva cebolla encima.
He dicho encima...jejeje . Sigue leyendo y ya veras...
Pero lo que me hacia mucha ilu desde hace tiempo, es preparar una pizza con rucula.
Cruda^^ o mejor dicho, fresca. No? :D
Vi en las redes, fotos de pizzas con rucula que apetecían muchísimo, aunque reconozco que si pienso en pizza, lo ultimo que me viene en la mente son  hojas verdes...ensalada...
Esta pizza resulto sorprendente rica y fresca, resultado de la combinación de masa con la rucula  crujiente. Reconozco que la prepare 100 % a mi gusto, (con cebolla morada, chempis, poco queso, muchos daditos de pimientos italianos)  pero como siempre preparo dos o tres depende del tamaño de la bandeja, no he oído quejas en casa. La base esta hecha de harina integral en 80%, lleva cebolla morada cruda, chorizo ajumado curado gallego, y poco queso, pero de lo bueno.
¿A ti como te gusta la pizza? integral? normal? con mucho queso, poco queso? y la cebolla? te gusta en la pizza? ¿Que me dices de la salsa que utilizas para untar la base de tus pizzas?


Ingredientes:

para la masa:

1 pastilla de levadura fresca de panadero
300-350 ml de agua templada
10 gr de sal
50 ml de aceite de oliva
400 gr de harina integral
100 gr de harina de fuerza

para el relleno:

2 chorizos curados y ahumados gallegos de Lidel
1/2 cebolla morada
queso parmesano rallado a gusto
champiñones  laminados
un manojo de pimiento verde y rojo italiano cortado en daditos
1bote de salsa heche con 1/2 bote de tomate frito Rey Raf , pimiento y cebolla triturada, para untar las bases de pizza
rucula fresca

foto vía Facebook Tomates Rey Es Raf

Modo de preparación:

Yo he preparado la masa con la batidora colocando las varillas para amasar. Pero a mano va muy rápido también.
Colocamos las varillas al robot, y añadimos las harinas y la sal.
Mezclamos la levadura con el agua tibia y cuando la levadura se activa, damos marcha al robot y vertemos el agua poco a poco. Añadimos el aceite de subimos la velocidad del robot hasta que la masa sea suave y manejable y no pegajosa!
Si amasamos a mano:
Colocamos las harinas dentro de un bol amplio. Añadimos la sal, y la mezcla de agua con levadura, poco a poco mientras con las manos intentamos incorporar los ingredientes. Añadimos el aceite también, y vertemos la masa sobre la mesa de trabajo ligeramente enharinada. Amasamos, hasta conseguir una masa no pegajosa, manejable y lisa.
Dejamos la masa en un bol amplio, untado con un poco de aceite, tapamos con film transparente y dejamos levar en un lugar oscuro y sin corrientes de aire.
La masa duplica su volumen en una hora, una hora y media, dependiendo de como esta de frió en la casa.
Una vez que la masa ha levado, la sacamos del bol, y encima de la mesa de trabajo le sacamos el aire, apretando ligeramente la masa con las manos.
Con esta cantidad de masa a mi me salieron tres pizzas de 27 cm de diámetro y no demasiado finos.
Cortamos la masa en tres o cuatro trozos si quieres hacer la pizza mas finita.
Encendemos el horno.
Precalentamos a 180 grados.
Boleamos las masas, y extendemos la primera bola de masa con la ayuda de un rodillo, sobre la mesa ligeramente aceitada. Cubrimos las otras bolas de masa con un paño hasta su uso.
Colocamos la masa sobre la bandeja y la untamos con salsa de tomate frito, cebolla y pimiento triturada.
*Esta salsa es muy fácil de preparar: yo la uso desde hace años, porque mi hija pequeña pesca todos los trozos de cebolla de la pizza, y así consigue destrozarla y a mi enfadarme.  Por esto siempre una pizza va sin cebolla encima..pero si lleva en la salsa..stt! ...es secreto!!!
Trituramos muy bien una cebolla pequeña, un pimiento italiano, y mezclamos todo con el tomate frito Rey Raf.
Así la salsa esta mucho mas rica, y si por un despiste te queda menos tomate frito en casa de que pensabas, así obtendrás mas salsa para tu pizza. -A mi me paso mas de una vez quedarme corta, pero muchas veces por culpa de las niñas que van mojando sus papas fritas en mi salsa para pizzas ^^-
Colocamos los ingredientes encima a gusto.
Rallamos queso parmesano a gusto y dejamos unos 10 minutos que la masa crezca.
Horneamos durante 20-25 minutos aproximamente.
Servimos con rucula fresca encima.
Enjoy iy!



Rey Raf,
Es una empresa con tradición en el cultivo del tomate Raf. Por ello, decidieron dar un nuevo aire a la que fue la forma de vida de sus abuelos.
Es una empresa familiar que trabaja con un producto estrella, típico de Almería: el tomate raf. Son productores, recolectores, envasadores y embajadores de su producto.
Ellos describen sus productos así:  "lo mejor de nuestro tomate, convertido en delicias gastronómicas. Nuevos sabores y productos delicatessen exclusivos Rey Raf. Para degustaciones sorprendentes. Rey Raf apuesta por la innovación, sin olvidar la tradición; Recuperar las buenas costumbres del pasado, a través de las recetas de nuestros abuelos. Sabores nuevos, fabricados a la antigua usanza. Para una dieta sana y saludable, queremos apostar por productos naturales, para cuidarnos desde dentro. Lo mejor de nuestra huerta, convertido en dulzura...
¡Una explosión de sabor en su boca!"


En pocas palabras, pero muy significantes, puedo resumir mi experiencia con Rey Raf:

!Tomates Rey Raf , mi tomate por excelencia!
!Gracias Rey Raf!- ! Gracias por confiar en mi blog!

22 de enero de 2016

Tarta Red Velvet con buttercream de chocolate y glaseado espejo!


Ya se que medio mundo esta de dieta, un motivo mas para traeros esta tarta^^
Con solo pegarle una miradita no engordamos , o si?
Bueno, vale, guardarla en la lista de favoritos y ya lo miráis mas de cerca al acabar la dieta.
Fue la tarta de Noche Vieja, que no llegue a publicar, pero si la guardo para las próximas fiestas , se acabara perdiendo y yo creo que se merece una oportunidad.
Es una tarta  terciopelo rojo, con crema de mantequilla de chocolate y cobertura de chocolate espejo, decorada con macarons de naranja y café.
El corte enamora, el sabor es divino. Vamos con la receta.

Ingredientes:

para el bizcocho:

120 ml aceite de girasol
320 gr de azúcar blanco
2 huevos
2 cucharadas rasas de cacao puro Valor
1y 1/2 cucharaditas de colorante rojo 
1 y 1/2 de cucharaditas de extracto de vainilla
150 ml de leche
1 cucharadita de zumo de limón
300 gr harina
1 cucharadita de bicarbonato de soda
2 cucharaditas de vinagre blanco

para en buttercream de chocolate suave:

250 gr de mantequilla
250 gr de azúcar superfino
2 cucharadas de leche
150 gr de chocolate negro Valor

*Las recetas de buttercream y el bizcocho red velvet son recetas del libro Objetivo Cupcake perfecto de Alma Obregón

Modo de preparación:

Para preparar la crema de mantequilla, hemos de derretir el chocolate , al baño maria o al microondas, y dejarlo templar. Ponemos el azucar glas y la mantequilla en el bol de la batidora, y le añadimos la leche.
Batimos el contenido del bol a velocidad baja despues subimos la velocidad, añadiendo el chocolate derretido pero templado.
Batimos la crema durante 3-4 minutos, hasta que la crema este suave y consistente.
Guardamos.

Precalentamos el horno a 180 grados, en horno de gas con fuego abajo en 4 y 1/4, y mezclamos la leche con el zumo de limón, para preparar el buttermilk.
En un bol, batimos el azúcar con el aceite. Sin dejar de batir, le añadimos los huevos de uno en uno y el extracto de vainilla.
En otro bol tamizamos la harina y el cacao puro y le añadimos al bol de la batidora poco a poco sin dejar de batir. Alternamos con el buttermilk. Mezclamos en un vasito el vinagre con el bicarbonato, cuando esta burbujea le añadimos al bol de la batidora.
Cuando la masa sea homogénea, agregamos el colorante rojo.
En una bandeja de silicona de 20x24 , vertemos la masa y horneamos durante 35-40 minutos o hasta que pasa la prueba del palillo. 

Montaje de la tarta:

Una vez que el bizcocho se ha enfriado un poco la desmoldamos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.
La cortamos en dos partes iguales a lo largo y después cortamos cada trozo en dos laminas. Así obtenemos cuatro laminas de bizcocho.
Colocamos la primera lamina de bizcocho sobre una bandeja alargada y la mojamos con almibar casero de partes iguales de zumo recién exprimido de naranja y azúcar mas esencia de naranja. 
Colocamos una generosa cantidad de buttercream y la nivelamos con la ayuda de una espatula larga.
Colocamos la segunda lamina de bizcocho y seguimos el mismo proceso hasta acabar con las laminas de bizcocho. Al final forramos la tarta con buttercream de chocolate y dejamos en la nevera durante 24 horas.
Preparamos el glaseado de chocolate espejo según la videoreceta de Ettore Chocia, del blog Bavette, dejo el enlace aquí, y cubrimos la tarta.
Decoramos con macarons de naranja y café rellenos de crema de toffee.
Enjoy it!





20 de enero de 2016

Sopa de arroz con pollo crujiente y huevo pochado - aromas orientales Japón

¿Sois otakus o amantes de la comida japonesa?
Hoy traigo receta oriental, plato de cuchara, del blog de mi querida amiga Juana .  Os dejo el enlace de la receta original, porque quiero que veáis sus fotos magnificas. En casa somos amantes de comida oriental, y si los platos son picantes nos encantan aun mas. Pero, esta vez la comida no es picante, es una sopa rica, aromática con hilos de pollo crujiente y delicioso huevo pochado .
Si pe parece una receta muy laboriosa, te digo que merece la pena prepararla.
Que tal si nos vamos con la receta.


Ingrediente:

Para el caldo:

2 litros de caldo de pollo casera 
1 pechuga de pollo grande en una sola pieza
1 cebolla pelada
 1 trozo de jengibre de 1 cm

Para el pollo crujiente:

la pechuga de pollo cocida anteriormente y desmenuzada
 2 cucharadas colmadas de manteca de cerdo.

Para la sopa:

1 litro y 1/2 de caldo del que hemos preparado anteriormente.
1 trozo de 1 cm de jengibre pelado y rallado.
250 gr de arroz cocido.
 pimienta recién molida.
4 huevos 
hojas de hierbabuena para decorar.

Modo de preparación:

En una olla ponemos los 2 litros de caldo de pollo casero, la pechuga entera de pollo, una cebolla y el jengibre.
Cocemos a fuego lento hasta que la carne está hecha.
Quitamos la olla del fuego, sacamos la pechuga de pollo y la dejamos enfriar.
Sacamos y tiramos la cebolla y el trozo de jengibre y ponemos el caldo otra vez al fuego.
Le añadimos el jengibre rallado, el arroz cocido, salpimentamos y cuando la sopa está hirviendo, trituramos el arroz dentro de la sopa. Guardamos...
En una sartén, añadimos la manteca de cerdo, la derretimos y freímos a fuego vivo la pechuga de pollo desmenuzada hasta que coja color dorado y esté crujiente.
Para preparar los huevos pochados, necesitamos una olla grande con agua hirviendo, más o menos 4 litros. Con una cuchara de madera vamos removiendo para formar un remolino y cuando el remolino está formado, echamos el huevo en el centro del remolino sin parar de remover con la cuchara, para que así la clara envuelva la yema. Cuando vuelva a hervir el agua, sacamos el huevo y guardamos.
Servimos la sopa colocando pollo crujiente y huevo pochado en cada ración.
Decoramos con hierbabuena y más pimienta recién molida.
Enjoy it!









17 de enero de 2016

Macarons de chocolate

Macarons de chocolate con relleno de ganache de chocolate al ron. Llevo tiempo deseando obrar unos macarons perfectos.  Hay quien dice que no existen los macarons perfectos. Que si los macaron te han salido perfectos es el resultado de una coincidencia. No daré nombres ...esta vez.^^En entradas más antiguas os he contado mis miedos y mis deseos acerca de la preparación de estos "pequeños gigantes" como suelo llamarlos, estos pastelitos delicados, preciosos y deliciosos, que todos los pasteleros aficionados o profesionales sueñan poder dominar en preparar. 

No hace mucho he descubierto por el intermedio del calendario solidario del año pasado una bloguera que mantuvo una lucha muy parecida a la mía, para conseguir preparar y hornear el macaron perfecto. Ya empezaba a pensar que era cosa mía, que soy incapaz de dominar estos pequeños pastelitos, que ellos me dominan a mi, lo cual sería una tragedia jajaja. 
Llevo más de un par de horneadas con mejores resultados, buenos y muy buenos, hasta conseguir los perfectos. Si, así sucesivamente y gradualmente subimos la escalera imaginaria del suceso!


Os he enseñado algunos de mis resultados desastrosos pero también he presumido de mis mejores resultados, y como sois tan buenos críticos y siempre me animáis, hoy vengo con la receta y el paso a paso porque os he prometido antes de estas Navidades.


El desfile de los ingredientes es sencillo. 
El paso a paso también. Si no fuera así, no los habría probado la primera vez. 
Y mira que aun así me han sacado más lagrimas que un guiso de cebolla. ¿Por qué? 


Hay pasteles que te salen a la primera, que no tienen truco, y no hace falta experiencia. Así como, estos pastelitos  a los que no les basta seguir el listado de los ingredientes o seguir los pasos de la preparación, también necesitan, por ejemplo, que tú conozcas muy bien a tu horno.

No he encontrado ni una sola receta, blog, o video en youtube que mencione si estos pastelitos se pueden hornear en horno de gas. Mi horno es de gas, solo con fuego abajo, sin ventilador, ni siquiera tengo luz dentro, y es un horno que acabamos de comprar hace menos de medio año.
El motivo por el cual hemos cambiado de horno es que el de luz resultaba muy caro de mantener, y el botón del horno iba por si solo, no coincidían los grados de dentro del horno con lo que marcaba el botón. Esto puede resultar desastroso a la hora de hornear.
Así que mi horno tiene 6 niveles de calor y después de una docena de horneadas y consultando listados de compatibilidad de grados entre hornos de luz y hornos de gas, llegué a mi propria conclusión, que en el numero 4 en punto, el horno después de 25-30 minutos llega a 150 grados Celsius.

Se dice que cada horno es un mundo. Nada más lejos de la verdad. Así que aprende a conocer tu horno, y si, SÍ rotundo, el horno de gas con fuego abajo y sin ventilador sirve para hornear macarons.


He conseguido preparar macarons perfectos con merengue italiano, sin tener termómetro de cocina. Lo dicen por aquí, que es imprescindible tener el termómetro de cocina. Aunque yo he conseguido un buen merengue italiano sin medir la temperatura del jarabe, aunque sí que recomiendo tener el termómetro. Acabo de comprarme uno en Amazon, y estoy muy contenta, es bastante económico, solo 7.86 euros, y seguramente estaré más tranquila a la hora de preparar el merengue italiano.


Hay una cosita que si es imprescindible. Un tamizador. Habéis oído no solo una vez, que los ingredientes sólidos los tenemos que tamizar, no una vez, ni dos veces, mejor dicho tres o cuatro veces. Y si llegas a tamizarlos cinco veces, no resultará raro, y tu tampoco, o serás etiquetada como obsesionada jaja. Es imprescindible este paso en la preparación de los macarons.
Cuanto más fino nos resultará el azúcar en polvo y la almendra molida, mejores resultados obtendremos a la hora de hornear unas conchas de  macarons con la superficie lisa y fina.



Imprescindible es tener una buena báscula.
No vale medir los ingredientes en vaso medidor. Necesitamos precisión. Los macarons necesitan precisión.
Una báscula digital para cocina, es bastante fácil de conseguir y bastante económica.


El enemigo más feroz y más cruel de los macarons es la humedad.
Hay épocas en verano aquí en Valencia, que te falta la respiración por culpa de la humedad que hay en el ambiente.  Como he llegado a odiar estos días, que realmente son épocas bastante largas, que llegan a ser de más de 10 días consecutivos de humedad terrible. En días como esto, he tenido macarons secando durante 24 horas, sin conseguir realmente obtener esta película seca en la superficie de los macarons, y claro, eran estos días de fracaso macaronero.
Son estos días, en cual un pelo bien planchado se riza en minutos nada mas salir de la casa... ya me entendéis.

Después hay días normales, con menos humedad, mira si he llegado a ser como un gato, que levanta la cabeza y empieza a olfatear el aire para saber... pues sus cosas que no serán la humedad jajaja
Pero solo en sentir el ambiente te puedo decir con bastante precisión si mis macarons se secarán en dos horas, menos de dos horas, media hora o 20 minutos que fue el mínimo tiempo de secado que he obtenido. Lo digo así porque es el tiempo indicado.
Y otra vez, esto no quiere decir que si el tiempo de secado es mayor al indicado, tus macarons no saldrán bien. He visto un blog, en que el autor decía "los que dicen que después de una o dos horas de secado los macarons les han salido perfectos, mienten, estos ya no son macarons" . Pues si señor, si que son macarons. Doy fe que si!


También os voy a hablar de tiempo. Minutos, cronometraje, de tomar notas, para poder comparar, diferenciar y mejorar si es el caso.
Una vez que conoces bien tu horno, tendrás que apuntar los minutos de horneado que también difieren de un horno a otro. No difieren mucho, hablamos de 1,2 o máximo 3 minutos, pero son cruciales.
Coge un lapiz y una agenda, y anota los tiempos de horneado y los resultados sean buenos o malo. Así podrás mejorar tus macarons.


Por ultimo, Imprescindible es la Perseverancia.
Soy el testigo vivo que si perseveras consigues lo que sueñas, aunque sean solamente unos pastelitos, pequeños, divinos, ligeros, deliciosos, incomparables y exquisitos que te hacen feliz cuando los pruebas después de disfrutar preparándolas y horneandolas una y otra y otra vez.


Yo he tenido mucha ayuda. Ayuda en el sentido de poder asesorarme de poder ver en imágenes y vídeos los pasos de preparación, ayuda por lo que aun no se como dar las gracias. He tenido respuesta instantánea a mis preguntas y en  cualquier hora, horas  que muchas veces eran bastante adentradas en la noche.
¡Gracias mi  Hada de los macarons !


Ingredientes:

150 gr de azúcar glass
150 gr de almendra molida
110 gr clara de huevo
10 gr de cacao Valor
150 gr azúcar blanco
50 gr agua mineral
pizca de sal


Modo de preparación:

Medimos el azúcar y la almendra molida. La tamizamos por separado dos veces. Medimos una vez más, para comprobar si falta material. En el proceso de tamizar la almendra molida vamos a comprobar como quedan al final partículas de almendra que no pasan por el tamizador. Esta pequeña cantidad la apartamos y, si es necesario, la sustituimos. Pero de normal no llega a pesar ni un gramo. 
Para prevenir que nos falte material, medimos por ultima vez el azúcar y la almendra molida juntos. Una vez que hemos comprobado la cantidad, tamizamos por ultima vez los ingredientes más arriba mencionados.
Medimos la cantidad de cacao puro y la tamizamos junto con la mezcla de azúcar glass y almendra molida.
Ahora medimos las claras, que pueden ser frescas o pasteurizadas. 
Mezclamos con una espátula los ingredientes secos con la cantidad de 60 gr de clara de huevo.
Al principio puede resultar bastante difícil de manejar esta pasta, pero insistimos y la mezclamos muy bien.
Tapamos con papel film el bol con la pasta y guardamos, mientras nos ponemos a preparar el merengue italiano.
En el vaso de la batidora colocamos las varillas para montar claras. Colocamos las claras frescas y muy frías, junto con una pizca de sal.
En un cazo no muy ancho ponemos el azúcar blanco y el agua a hervir a fuego medio bajo.
No removemos esta mezcla, la dejamos hervir hasta llegar a 110 grados. Entonces damos marcha a la batidora para que empiece a montar las claras.
Cuando la mezcla de agua y azúcar llega a 118 grados, las claras de huevo estarán medio montadas.  Añadimos el jarabe vertiendo en hilo sobre las claras y con el robot en marcha a velocidad baja. Subimos la velocidad del robot y montamos hasta conseguir un merengue firme, blanco y brillante. Podemos medir este tiempo mirando que el vaso de la batidora ya no este tan caliente (más o menos que esté a 40 grados) al tocarlo, como en el momento de añadir el jarabe. 
NO recomiendo este proceso sin tener termómetro de cocina, pero si no lo tenéis, os cuento, que el jarabe esta listo más o menos después de 6 minutos desde que empieza a hervir. 
Ahora es tiempo de hacer el macaronage. Este proceso consta en mezclar la pasta de almendra con el merengue italiano.
El secreto esta en coger el punto perfecto del macaronage. El punto perfecto es, cuando levantando la espátula la pasta cae en forma de cinta.
Cogemos el bol con la pasta de almendra y le añadimos una cuchara de merengue para mezclarlo y conseguir ablandar la textura dura de la pasta. A continuación añadimos la mitad del merengue y mezclamos con movimientos envolventes, y con movimientos como si fuera a pintar con la mezcla los paredes de bol. NO tengáis miedo de "no romper las claras" NO estamos haciendo bizcochos!!!
A continuación añadimos la parte que nos queda del merengue y con los mismos movimientos incorporamos bien todos los ingredientes.
Una vez que obtenemos esta fluidez de la pasta, que cae en forma de serpiente o en forma de cinta, paramos de mezclar.
Ponemos la mezcla en una manga pastelera a la que antes le hemos añadido una boquilla redonda o en su falta después de llenarla con pasta le cortamos la punta en linea recta.

Precalentamos el horno a 150 grados, que en horno de gas con fuego abajo es el numero 4!

Ahora disponemos de nuestras bandejas con papel de hornear, que a mi me van muy bien, o plantilla de silicona para macarons, que a mi también me funcionan muy bien a la hora de hornear.
Dibujamos pegotes redondos colocando la manga pastelera verticalmente sobre el papel para hornear y dejamos caer sin apretar la pasta de macarons. Tiene que caer sin levantar la manga pastelera que casi toca la superficie del papel. Dibujamos los macarons con distancia de 2 centímetros uno del otro y en forma de bloque, para que así llegue el calor del horno a todas partes igual.

Vamos a golpear las bandejas con los macarons sobre la superficie de la mesa para que así salgan las burbujitas de aire. Golpeamos todo lo que nos apetezca, para así disolver un poco la tensión que hemos acumulado durante el proceso de preparar macarons jejeje, pero sujetando el papel para no tirar los macarons por ahí^^
Dejamos secar los macarons durante un mínimo 20 minutos y máximo 2 horas o hasta que tocando la superficie de los macarons con los dedos, notemos que estos tienen formada una película seca.
Este es el momento en que podemos hornear sin miedo nuestros macarons.
Horneamos los macarons durante 10 minutos exactos a 150 grados.
Dejamos enfriar COMPLETAMENTE los macarons antes de despegarlos del papel, silicona o tapete de teflón.
Guardamos en la nevera durante una o dos días, los macarons, en tuppers herméticamente tapados.

Rellenamos con ganache de chocolate, que se prepara así:




Ingredientes:

200 ml de nata para montar
200 gr de chocolate con leche y chocolate con cacao en partes iguales
1 cuchara de mantequilla
esencia de ron

Modo de preparación:
Calentamos la nata en un cazo amplio. Sacamos del fuego la nata y le añadimos el chocolate a trozos. Mezclamos con la ayuda de unas varillas hasta que el chocolate se haya derretido completamente. Le añadimos a continuación la mantequilla y una gotas de esencia de ron.
Mezclamos y dejamos enfriar completamente.
Una vez frió el ganache, en el momento en que vemos que la consistencia esta perfecta para rellenar los macarons de chocolate, metemos el ganache en una manga pastelera y rellenamos los macarons, poniendo un buen pegote de ganache en el medio del macaron y tapándolo presionando suavemente con otro macaron.
Enjoy it!




Una tarta puede ser así de bonita si esta decorada con un par de macarons.
Próximamente macarons de sabor naranja y sabor café con relleno de tofee.




En navidades hice estos macarons de chocolate con crema toffee